COPLANA

Rata de alcantarilla

RATA DE ALCANTARILLA (rattus norvegicus)
La rata de alcantarilla es de tamaño largo y robusto, puede llegar a medir hasta 25 cm. sin contar la cola y pesar casi medio kilo. El color de su pelo es de pardo a negro con el vientre más claro y variará en función de su entorno. Esta rata tiene el morro chato y las orejas y los ojos pequeños.
Hábitat
Vive en madrigueras subterránea, siendo común encontrarla en el alcantarillado de cualquier ciudad. Aunque prefieren el nivel del suelo, la rata de alcantarilla también se puede encontrar en pisos elevados a los que han accedido siguiendo los conductos y conexiones del edificio, a modo de túneles prefabricados. Su radio de acción puede abarcar 50 metros desde su madriguera.
Comportamiento
Vive en colonias jerárquicas de forma similar a los ratones, aunque con mayor número de individuos. La rata domina a la perfección su territorio, estableciendo todas las vías posibles de escape; siempre realiza el mismo recorrido desde su madriguera hacia las fuentes de alimento o de agua; este tipo de rata posee un comportamiento “neofóbico” que la hace desconfiar ante cualquier novedad en su territorio (alimentos, objetos etc.). Inician su actividad por la noche aunque, en caso de infestaciones fuertes, las ratas débiles o “subordinadas” pueden verse forzadas a alimentarse durante el día, cuando las dominantes permanecen inactivas.
Reproducción
La rata de alcantarilla alcanza su madurez sexual a los dos meses de vida y tiene “picos” de reproducción en primavera y en otoño. En condiciones normales, cada hembra tiene un período de gestación de 22 días, resultando entre 4 y 7 camadas por año de hasta 12 crías que nacen ciegas y desnudas de pelo.
Alimentación
La rata de alcantarilla es omnívora prefiriendo la carne en su dieta. Normalmente realiza su comida diaria (hasta 30 gr) en un sólo alimento hasta agotarlo. Necesita un aporte diario de agua de aproximadamente 25 ml al día.
Vías de acceso
Normalmente accede a los edificios desde el exterior o el subsuelo, debido a la proximidad y conexiones con el alcantarillado. Si se siente atraída por olores o busca refugio, la rata de alcantarilla intentará acceder a través de casi cualquier material gracias a la capacidad roedora de sus incisivos.

© 2019 Coplana - ThinkIt Studio